miércoles, 10 de mayo de 2017

Las 15 mejores maneras de amargarle el día a su médico

Siempre los critico, la mayoría de las veces con razón, y es que el sistema sanitario de Andalucía deja muchísimo que desear... aunque yo forme parte de él. 

Pero leí esto el otro día, y me pegué tal pechá de reír... que debía compartirlo y, por una vez, echarles un capote, sin que sirva de precedente...

Las 15 mejores maneras de amargarle el día a su médico

1. Cuando llegue a la consulta abra la puerta, sin llamar, y pregunte si está apuntado en la lista.

2. Si lo que encuentra es una mujer, pregunte dónde está el médico.

3. También puede decirle a la mujer que si es ahí donde dan las citas.

4. Cada vez que la puerta se abra para que un paciente entre o salga, asome la cabeza con cara de “¿Aún no me toca?”.

5. Es un puntazo decir que el sueldo de todos los que estan allí los paga usted directamente. Sobre todo no mencione que el médico paga también impuestos y a la Seguridad Social.

6. Es también muy efectivo decir que el médico anterior, ya jubilado, era mucho mejor que el actual. Y, además, le hacía todas las recetas que quería.

7. Si va a la consulta del pediatra, lleve a la abuela del niño. Si su intención no es amargarle, sino que directamente le odie, lleve a las dos abuelas.

8. Cuando entre en la consulta y le pregunten qué le pasa, diga eso de "No sé, usted es el médico".

9;. Nunca vaya directo al grano: empiece desde que notó un primer síntoma, quince años antes, aunque no tenga nada que ver con su enfermedad actual.

10. Si le preguntan si toma medicación, diga que unas pastillitas blancas, redondas

11. Insista en que el niño no come, aunque rebose por los dos lados de la camilla y lleve en el carro cuatro paquetes de gusanitos.

12. Cuando vea que el médico está a punto de despedirle, diga las palabritas mágicas: "Y de paso, ya que estoy aquí...".

13. Cuando el médico le paute un tratamiento, pregunte : "¿Y esto no será malo??"

14. Ponga siempre mala cara cuando le receten un genérico. Todo el mundo sabe que son peores que los de marca

15. Cuando salga de la consulta, tras haber ocupado el tiempo de ocho personas, y del café del médico, y llevando en la mano trece hojas de remisión al especialista, diga en voz muy alta: "Nada, lo de siempre, se pasan la pelota de unos a otros".

1 comentario :

  1. algunos médicos son muy desabridos, pero es normal que se vuelvan así con lo que tienen que aguantar cada día...
    yo hace unos años tenía que ir todas las semanas a mi médico de cabecera de la seguridad social, que era una chica joven simpatiquísima. me preguntaba para mis adentros si tenía pareja, y resulta que se quedó embarazada, lo cual despejaba todas las dudas al respecto. al principio pensaba "está un poco gordita o es cosa mía?", pero con el paso de las semanas la cosa se hizo evidente. :'(
    besos! ;)

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario!!